martes, 1 de julio de 2014

JERSEY en Merino Extra Fine de Drops

POR FIN!!!  Y no, no es nombre de ningún patrón aunque este jersey (que empezó como chaqueta) bien podría llamarse así.

La historia comenzó hace muuuucho tiempo, allá por finales del mes de Octubre de 2012. Por entonces me hice con unos ovillos en gris y rosa de Merino Extrafine de Drops y decidí hacerme una chaqueta en jacquard, estilo noruego. La idea era hacerla en circular y luego cortar, si, cortar la parte delantera, rematar los bordes, y hacer así una chaqueta. Me apetecía mucho hacer algo distinto.

  Y dicho y hecho, me puse a ello. Fui muy deprisa y  en tejido circular hice el cuerpo, las mangas (que las hice al mismo tiempo con magic loop)  y lo uní todo  en la misma aguja.  Hasta ese momento todo iba de perlas. En la parte inferior había hecho una cenefa de corazones, toda cursi. Cada cierto tiempo me probaba el cuerpo y bien, me quedaba bien.




El problema surgió cuando empecé con la parte superior y el dibujo de las flores. Aquí tengo que decir que hasta ese momento no había seguido ningún patrón y lo había hecho, según acostumbro a mi aire: aquí parece que está ancho, voy a menguar un poquitín. Aquí un poco estrecho, pues incremento un par de puntitos. Bien, como siempre.

Ahhhhh, el fallo fue que a partir de unir las mangas intenté seguir un patrón para hacer unos dibujos en rosa bien monos. Pero tan enfrascada estaba en el tema y tantas ganas tenía de terminarlo que seguí y  seguí y lo acabé. Cuando lo saqué de las agujas casi me da algo: la parte de arriba era enoooormeeee. Como no me lo había probado, las disminuciones que venían en el patrón del jacquard no fueron suficientes y no me di cuenta.

En esta foto se ve  bastante avanzada la parte de arriba del jersey que se iba a convertir en chaqueta.



Que hice? Pues deshacer, pero deshice todo. Y con una paciencia inmensa volví a comenzar de nuevo. Empecé a abreviar, porque ya estaba un poco nerviosita con el asunto. Por supuesto no hice una cenefa, ni de corazones ni de nada. Todo liso, lisito:




Por aquellas, que debió de ser como a principios de Diciembre, ya el gris empezó como a gustarme menos y el rosa, no digamos. Pero yo, fiel a mis principios, seguí teje que teje. Y bien, el tema parecía que se estaba encarrilando. Volví a hacer las mangas de nuevo para ensanchar un poco la parte de abajo, que me había quedado un poco estrecha (eso teniendo en cuenta que odio hacer mangas y por eso todas son hasta el codo, no más). Todo iba según lo previsto.

Me hice con otro patrón de jacquard, esta vez con menos florituras y me puse a ello. Cuando llevaba bastante tramo hecho me di cuenta que no me gustaba nada y que además era un rollo tanto cambio de colores. En eso llegó la Navidad y metí mi jersey/chaqueta inacabado en una bolsita y me dediqué a otras labores: unos cuellos y mitones en azteca, un chal y alguna cosita más.

Peeero después de las vacaciones y con ánimos renovados, saqué mi labor del cajón y decidí que ya de una vez por todas tenía que acabarlo. Cambié mi idea y decidí que nada de chaqueta, que se iba a quedar en un vulgar jersey y que las grecas del arriba iban a ser de lo más simples.  Deshice hasta justo el empalme con las mangas. Sí, habéis leído bien: volví a deshacer.

 Y habiendo cogido una manía enorme a este jersey, hice la parte superior con las  disminuciones para las mangas de forma normal, con cuatro marcadores y el  color rosa lo iba metiendo según me iba apeteciendo. Todo con una única finalidad: acabarlo pronto porque me estaba resultando un pelín antipático.

 Y éste es el resultado.  POR FIN!:






   Espero que os guste. Es un jersey muy cómodo, suave y calentito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario