jueves, 24 de julio de 2014

Chal con hilo de seda KINU de ITO YARNS


             Este magnífico chal lo ha diseñado y tejido una clienta de la tienda que, además, es amiga mía, María José.

          Está tejido con un hilo de seda de la calidad KINU  en color vainilla que compró en la tienda y que es el mismo que empleé yo para tejer el chal Annis publicado en un post anterior. Ha utilizado un solo cono de 50 gramos que tiene, aproximadamente, 424 metros.

          El diseño es muy sencillo y acertado. Con un hilo de estas características,  que es bonito en si mismo, lo mejor es un diseño simple y  con aguja grande para que se vea bien el hilo.

          Mirad qué bonito  le ha quedado a María José:









 En este detalle del punto podemos ver bien que el hilo hace una especie de nuditos muy pequeños que le añaden un carácter muy especial a esa seda.



María José es una gran estilista y fotógrafa. Echad un vistazo al palo que ha utilizado para enganchar el chal.




Así de bien  y estiloso queda puesto el chal.




María José ha sido muy amable al dejar que pusiera las líneas generales de su trabajo:


- el montaje de puntos lo ha hecho con el sistema "garter stich Tab Cast on" que podéis ver aquí.

- los aumentos de la espina central los hizo de la siguiente forma: En todas las vueltas del derecho de la labor, justo en el punto anterior al central, hizo un M1r (make 1 right), es decir, un aumento hacia la derecha y justo en el punto siguiente al central, hizo un M1l (make 1 left), que es un aumento hacia la izquierda.

- los aumentos en los extremos laterales se hicieron así:  punto derecho, punto derecho, hebra, continuar con el punto que corresponda en el chal y en los tres últimos puntos: hebra, derecho, derecho. En la vuelta del revés siguiente a la de los aumentos, tejer las hebras con puntos de derecho.

- las vueltas de calados son: dos puntos juntos derecho, hebra.

- Las últimas vueltas son a punto bobo.

- El chal se cierra en la vuelta del revés con un sistema que quede muy flojo para que pueda bloquearse correctamente.






Está tejido con agujas circulares porque una prenda así sería muy complicado, por no decir imposible, tejerla en agujas rectas convencionales.





Como ningún chal puede quedar sin un bloqueo, María José lo realizó perfectamente, como podemos apreciar en esta foto:

       Como siempre comento, el bloqueo es, para mí, absolutamente fundamental para que la prenda se asiente y coja la forma correcta.

        Las medidas finales tras el bloqueo han sido de 200 cm de ancho y 78 cm de alto.  Un gran chal hecho con sólo una madeja de hilo.

        Estaréis conmigo que María José se merece una felicitación por este trabajo tan bien diseñado y realizado.

martes, 1 de julio de 2014

JERSEY en Merino Extra Fine de Drops

POR FIN!!!  Y no, no es nombre de ningún patrón aunque este jersey (que empezó como chaqueta) bien podría llamarse así.

La historia comenzó hace muuuucho tiempo, allá por finales del mes de Octubre de 2012. Por entonces me hice con unos ovillos en gris y rosa de Merino Extrafine de Drops y decidí hacerme una chaqueta en jacquard, estilo noruego. La idea era hacerla en circular y luego cortar, si, cortar la parte delantera, rematar los bordes, y hacer así una chaqueta. Me apetecía mucho hacer algo distinto.

  Y dicho y hecho, me puse a ello. Fui muy deprisa y  en tejido circular hice el cuerpo, las mangas (que las hice al mismo tiempo con magic loop)  y lo uní todo  en la misma aguja.  Hasta ese momento todo iba de perlas. En la parte inferior había hecho una cenefa de corazones, toda cursi. Cada cierto tiempo me probaba el cuerpo y bien, me quedaba bien.




El problema surgió cuando empecé con la parte superior y el dibujo de las flores. Aquí tengo que decir que hasta ese momento no había seguido ningún patrón y lo había hecho, según acostumbro a mi aire: aquí parece que está ancho, voy a menguar un poquitín. Aquí un poco estrecho, pues incremento un par de puntitos. Bien, como siempre.

Ahhhhh, el fallo fue que a partir de unir las mangas intenté seguir un patrón para hacer unos dibujos en rosa bien monos. Pero tan enfrascada estaba en el tema y tantas ganas tenía de terminarlo que seguí y  seguí y lo acabé. Cuando lo saqué de las agujas casi me da algo: la parte de arriba era enoooormeeee. Como no me lo había probado, las disminuciones que venían en el patrón del jacquard no fueron suficientes y no me di cuenta.

En esta foto se ve  bastante avanzada la parte de arriba del jersey que se iba a convertir en chaqueta.



Que hice? Pues deshacer, pero deshice todo. Y con una paciencia inmensa volví a comenzar de nuevo. Empecé a abreviar, porque ya estaba un poco nerviosita con el asunto. Por supuesto no hice una cenefa, ni de corazones ni de nada. Todo liso, lisito:




Por aquellas, que debió de ser como a principios de Diciembre, ya el gris empezó como a gustarme menos y el rosa, no digamos. Pero yo, fiel a mis principios, seguí teje que teje. Y bien, el tema parecía que se estaba encarrilando. Volví a hacer las mangas de nuevo para ensanchar un poco la parte de abajo, que me había quedado un poco estrecha (eso teniendo en cuenta que odio hacer mangas y por eso todas son hasta el codo, no más). Todo iba según lo previsto.

Me hice con otro patrón de jacquard, esta vez con menos florituras y me puse a ello. Cuando llevaba bastante tramo hecho me di cuenta que no me gustaba nada y que además era un rollo tanto cambio de colores. En eso llegó la Navidad y metí mi jersey/chaqueta inacabado en una bolsita y me dediqué a otras labores: unos cuellos y mitones en azteca, un chal y alguna cosita más.

Peeero después de las vacaciones y con ánimos renovados, saqué mi labor del cajón y decidí que ya de una vez por todas tenía que acabarlo. Cambié mi idea y decidí que nada de chaqueta, que se iba a quedar en un vulgar jersey y que las grecas del arriba iban a ser de lo más simples.  Deshice hasta justo el empalme con las mangas. Sí, habéis leído bien: volví a deshacer.

 Y habiendo cogido una manía enorme a este jersey, hice la parte superior con las  disminuciones para las mangas de forma normal, con cuatro marcadores y el  color rosa lo iba metiendo según me iba apeteciendo. Todo con una única finalidad: acabarlo pronto porque me estaba resultando un pelín antipático.

 Y éste es el resultado.  POR FIN!:






   Espero que os guste. Es un jersey muy cómodo, suave y calentito.